José Luis González Sánchez

¿Y SI LOS PROTOCOLOS DE COMUNICACIONES DE INTERNET NO FUESEN LIBRES?

Escrito el | 6 July, 2009 | Ningún comentario

Cada día es mayor la difusión, el conocimiento, el convencimiento y el disfrute de las ventajas que aporta el software libre a toda la comunidad. Son conocidos los acalorados debates que se producen entre los convencidos y los excépticos ante este movimiento que, para muchos, es toda una filosofía de vida y de comportamiento cívico.

En poco más de veinte años el movimiento del software libre y/o del código abierto se ha extendido con energía por todo el mundo, encandilando no sólo a políticos, sociólogos, filósofos o usuarios finales del software, sino también a la propia industria que, cada vez más, libera software privativo.

Muchos coincidimos en que ha habido dos aspectos tecnológicos absolutamente fundamentales para alcanzar el grado de expansión que el movimiento tiene actualmente. Me refiero a Linux como plataforma de aplicación y a Internet como vía o canal de distribución. Aunque existen ya más de 1.500 millones de usuarios de Internet en todo el mundo, pocas veces se reflexiona sobre el carácter libre y abierto que tienen los protocolos de comunicaciones que aportan el soporte tecnológico a la Red.

Quizás sea poco conocido el mecanismo por el cual se elaboran o normalizan esos protocolos de los cuáles todos somos usuarios. Probablemente motivado por ese desconocimiento se lee o escucha que Internet es un territorio libre donde no existen normativas que faciliten su control por ninguna entidad centralizada o gubernamental. En parte esto es cierto, pero muy a menudo se obvia u olvida que existen organismos públicos como ISOC (Internet Society), IAB (Internet Architecture Board), IESG (Internet Engineering Steering Group), IETF (Internet Engineering Task Force), IRTF (Internet Research Task Force), IANA (Internet Assigned Number Authority), InterNIC y los editores de RFC (Request For Commnets). Todos estos organismos se encargan, entre otros muchos aspectos, de velar por la normalización de las tecnologías que permiten que el funcionamiento de la red no sea caótico y que la compatibilidad esté garantizada. Además, elaborarn y supervisan los conocidos RFC sobre los que se asienta el funcionamiento de la red y todos y cada uno de los protocolos de comunicaciones que usamos a diario (http, smtp, VoIP, ftp, irc, etc.).

Los documentos que recogen los RFC para que sean conocidos comenzaron a publicarse el 7 de abril de 1969 y, cuando el pasado mes de abril de 2009 se cumplieron cuarenta años, se había superado ya el número de 5.000 documentos que están al alcance de todos en http://www.ietf.org/rfc.html.

Pero no sólo el acceso y uso de los estándares es libre para todo el que los necesite, lo más importante es que cualquiera con la capacidad técnica necesaria puede proponer o colaborar en la elaboración y propuesta de los RFC, lo que le da el carácter claramente libre y abierto desde los orígenes de la Red. Evidentemente, lograr publicar un RFC no está al alcance de cualquiera pues requiere avanzados conocimientos técnicos. Además, es necesario superar todos los filtros que los organismos citados anteriormente le imponen a las propuestas hasta que, tras pasar por el proceso de draft, logran convertirse en estándares y ser publicados como RFC en los que se inspirarán fabricantes de software, de hardware, de red o investigadores y usuarios finales.

Es, por tanto, la propia filosofía de diseño de la red uno de los mecanismos más claramente libres y abiertos que podemos encontrar desde que en 1969 comenzaron a elaborarse los RFC. Con esto no se pretende restarle protagonismo al movimiento del software libre que en 1983 comenzó a extender sus principios y libertades fundamentales, sino hacer reflexionar sal lector obre el hecho de que desde muchos años antes ya se vió la necesidad de lograr que la Red fuese independiente de la propia industria del sector que suele tener tendencias hacia el monopolio como sabemos que ocurre en el ámbito de los sistemas operativos, las bases de datos, los navegadores, los buscadores, los paquetes ofimáticos, etc.

Los empresas del sector suelen unirse en foros (ATM Forum, WiFi Forum, MPLS Forum, etc.) donde, entre todos, intentan normalizar las tecnologías que controlarán el mercado. Aprovechan además para patentar y proteger sus propuestas. Esta forma de actuar es la que diferencia sus propuestas de los RFC.

Han sido miles de personas las que han colaborado a lo largo de estos años en la elaboración de los RFC existentes y la lectura del interesante RFC2555 (http://www.rfc-es.org/rfc/rfc2555-es.txt) puede ayudar a comprender la tarea realizada en todo este tiempo.

Quisiera concluir este post de la misma forma que empieza, es decir, planteando un interrogante. ¿Podríamos imaginar cómo sería la Red hoy si, por ejemplo, a Raymond Samuel Tomlinson (anecdócticamente reconocido como el padre del símbolo @), verdadero artífice del funcionamiento del correo electrónico entre ordenadores de diferentes redes, se le hubiese ocurrido patentar sus ideas?.

  • SÍNDICACIÓN RSS

  • Comentarios
  • Nube de tags

    Código Abierto Internet patentes Protocolos de comunicaciones RFC Software Libre

    WP-Cumulus by Roy Tanck and Luke Morton requires Flash Player 9 or better.

  • Últimos comentarios

    • Posts recientes

    • Archivo